730 0
730 0

netflixEl próximo día 28 se estrena en Netflix la que es la primera serie española producida para dicha plataforma. Hace poco más de un año se hizo público que la exitosa productora Bambú, capitaneada por Teresa Fernández-Valdés y Ramón Campos, se haría cargo de la primera serie original de Netflix en España. Gran responsabilidad para la española, poco después de conocerse, también, que StudioCanal había adquirido el 33% de la productora.

Así pues, el recorrido internacional de Bambú, emprendido ya anteriormente con la comercialización de sus series en América del Sur y en algunos países europeos, con grandes éxitos como «Gran Hotel» o «Velvet», toma un impulso más con esta nueva serie, que cuenta con el añadido de estrenarse mundialmente al mismo tiempo y doblada a diversos idiomas.

Esta primera temporada contará con dos tandas de 8 capítulos cada una, con una duración que oscila entre los 45 y los 59 minutos por episodio (seguimos con la duración irregular de las series españolas). La trama de «Las chicas del cable» transcurre en la compañía nacional de teléfonos, que se traslada a un nuevo edificio donde se centralizan todos sus servicios, donde se darán cita nuestras chicas, provenientes de diversos lugares.

La protagonista, interpretada por Blanca Suárez («El bar», «El internado»), tendrá una misión que realizar, ya que oculta un oscuro pasado, sin embargo, sus planes se verán entorpecidos al reencontrarse con una persona de su adolescencia, el amor de su vida. Ambos pertenecen a dos mundos diferentes, pero siguen enamorados el uno del otro y tendrán que luchar por su amor al tiempo que tendrán que hacer frente a las dificultades que les rodean. N. del autor: ¿No os recuerda al argumento de otra serie de la misma productora?

Pero Blanca Suárez no estará sola, por eso el título está en plural, son varias las chicas, junto a ella encontraremos a Maggie Civantos («Vis a Vis»), Nadia de Santiago («Amar en tiempos revueltos»), Ana Fernández («Cuestión de sexo», «Los quién») y Ana Polvorosa («Amar es para siempre», « Aída»), que dan vida a Ángeles, Marga, Carlota y Sara, respectivamente.

Ángeles es la veterana, la preferida de Sara, que es la jefa de las telefonistas, brilla en su trabajo pero en su vida personal no lo pasa tan bien por culpa de su marido, Mario (Sergio Mur). Carlota proviene de una familia adinerada y bien considerada, con un padre militar y que quiere dominar la vida de su hija. Marga es una chica de pueblo, nueva en la gran ciudad, no entiende todavía muchas cosas de la vida, pero quizás encuentre el amor en la empresa. Y, finalmente, la enigmática Sara, la sargento del departamento, seria, estricta, mujer de pocas palabras, pero que iremos conociendo poco a poco.

La serie nos presenta una trama principal, la de Blanca Suárez y Yon González, y varias subtramas que van cobrando importancia con el avance de la serie. El planteamiento es bien sencillo, alrededor de la trama principal, que se desarrollará a lo largo de toda la serie, surgen problemas que implicarán a todas o a algunas de las chicas, problemas que se resolverán en uno o varios episodios e irán imbricando las relaciones entre ellas.

En cuanto a técnica, la serie es impecable, ahí es donde Bambú se luce, sin embargo, en cuanto a la interpretación, encontramos luces y sombras, entre las primeras encontramos a Ana Polvorosa, que nos va a sorprender gratamente en su papel de Sara, y entre las segundas encontramos a Blanca Suárez y Yon González, ella por mantener el mismo gesto y tono de voz en todas las escenas y él por no encontrarse cómodo en su papel, con pelo engominado y siempre vestido de traje.

Y, como siempre, en Bambú no pueden faltar grandes nombres de la interpretación española, como Concha Velasco, Kiti Mánver, Tina Sainz, etc.

Lo único criticable en esta producción es la repetición, Bambú basa su serie en un principio ya utilizado en «Velvet», una pareja de enamorados que, en su juventud, se ven separados por azares de la vida y se reencuentran años más tarde teniendo que luchar por su amor.

Héctor Prades

En este artículo

Iniciar conversación