107 0
107 0

Vuelve ‘Comando al sol’. El programa de reportajes veraniegos de La 1 se ha convertido ya en una esperada guía de viajes televisiva. A las mejores playas, a los destinos más desconocidos y a las fiestas más insólitas de nuestro país, los reporteros del programa añaden este verano una nueva sección: la cara B, el lado menos conocido de los lugares más visitados y turísticos de España.

La cara B de Mallorca. El periplo de ‘Comando al sol’ comienza en Deià, uno de los pueblos más bonitos de la isla más grande de España. Al resguardo de la montaña y a los pies del Mediterráneo, Mallorca guarda un secreto: Cala Deià. Una ensenada escondida entre aguas turquesas a la que sólo se accede andando. Antonia ofrece parrilladas de pescado y marisco recién capturado a los viajeros que recalan en ella, como hiciera su bisabuelo. Es la quinta generación de propietarios de un chiringuito que ha mantenido la esencia de la isla. Custodiado por el paisaje de la Sierra de Tramontana, declarado Patrimonio de la Humanidad, y a 800 metros de altitud, descubrimos un castillo convertido en refugio. Desde sus atalayas se contempla el paisaje de media isla y en sus habitaciones se descansa por 18 euros. Nacho sube en burro los víveres como un antiguo arriero, es el responsable transformar la fortaleza en imán para viajeros que buscan calma e intentando dar esquinazo a los dieciséis millones de turistas que visitaron el año pasado la isla. En Sineu, antigua capital de Mallorca, mantienen vivo un mercado con ocho siglos de antigüedad en el que es posible encontrar tesoros gastronómicos, artesanos y autóctonos.

Por los mares de Sanlúcar. En plena temporada alta de cirugía estética y con la operación biquini a todo tren, Marta ha salido del quirófano para estrenar glúteos en aguas de la costa gaditana. Al igual que las celebridades han puesto de moda las curvas y la redondez, ella practica un nuevo formato de veraneo: el glamping: camping con glamour. Una tendencia que hace furor entre quienes buscan naturaleza, pero no acostumbran a la tienda de campaña a ras de suelo. La suya es una de las decenas de familias españolas que celebran el comienzo del verano entre el río Guadalquivir, el paseo a caballo por Doñana y el remojo del calor en aguas del Atlántico. Descansan en la misma costa que vio llegar la primera expedición de aventureros que dieron la vuelta al mundo hace quinientos años. Sanlúcar de Barrameda festeja este 2019 el quinto centenario de la vuelta al globo terráqueo y que su langostino siga en lo más alto del olimpo gastronómico. Amadeo vende en el mercado de esta localidad gaditana el oro de las indias que se trajeron los expedicionarios. La cúrcuma, la nuez moscada y la pimienta compite con el atún, la tortillita de camarones y la manzanilla que riega las noches y los días en la costa de Cádiz.
Martes 9 a las 22.40h

En este artículo

Iniciar conversación

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.